Conociendo el Derecho Humanitario

¿Qué es el derecho humanitario?

Dado que este instrumento protector es aplicable no sólo en caso de guerra sino en otras ocasiones en las que la dignidad y seguridad de las personas se ven amenazadas, la internacionalista Loretta Ortiz lo define como “la rama del Derecho Internacional Público que tiene por objeto la protección de la persona en caso de conflictos armados, nacionales o internacionales, y en casos de catástrofes naturales o situaciones de excepción.”

Una definición un tanto más dirigida a los eventos bélicos es la que nos proporciona la Organización de los Estados Americanos (OEA), la cual lo define como la rama del derecho internacional destinado a limitar y evitar el sufrimiento humano en tiempo de conflicto armado, su propósito es delimitar los métodos y el alcance de la guerra por medio de normas universales, tratados y costumbres, que limitan los efectos del conflicto armado con el objetivo de proteger a personas civiles y personas que ya no estén participando en hostilidades.

¿Cómo surge?

Antes de que se contara con una regulación formal del derecho de guerra, existían normas y costumbres que eran aplicadas por los pueblos, que buscaban asegurar un tratamiento recíproco a los heridos o a los prisioneros, establecer las condiciones para la rendición, capitulación, tregua o cese al fuego, o simplemente realizar acciones humanitarias derivadas de un pacto de paz.  No obstante, estos pactos se daban en condiciones inequitativas o injustas, y no eran respetados de manera universal.

Esta situación cambió cuando a mediados del siglo XIX, Henry Dunant, quien fuera testigo circunstancial de una batalla muy cruel en Solferino, decidió crear las Sociedades de la Cruz Roja, dando lugar al nacimiento del derecho humanitario moderno.

Como respuesta a la iniciativa de Dunant, surgieron sociedades nacionales de socorro y de ayuda a nivel mundial, las cuales desarrollaron sus actividades en el campo humanitario, y se convirtieron en auxiliares de los servicios de salud de las fuerzas armadas de sus respectivos países durante las guerras.

Prisioneros de guerra alemanes capturados tras la caída de Aquisgrán, en 1944, durante la Segunda Guerra Mundial
Prisioneros de guerra alemanes capturados tras la caída de Aquisgrán, en 1944, durante la Segunda Guerra Mundial

En algunas naciones musulmanas, estas sociedades fueron denominadas de “Media Luna Roja” debido a que sus dirigentes no quisieron emplear el signo de la Cruz Roja, por su identificación con el cristianismo.

Fue en 1864, cuando dieciséis países convocados a petición del Comité Internacional de la Cruz Roja, por el Consejo Federal Suizo, integraron una conferencia diplomática que aprobó el “Convenio para mejorar la suerte que corren los heridos en los ejércitos en campaña”.

Aunque se trató de un convenio muy breve, de tan sólo diez artículos, su importancia radica en ser el primer instrumento internacional en el que se estipuló el respeto y la protección debidos al personal y las instalaciones sanitarias, haciendo énfasis en que los militares heridos o enfermos serían recogidos y atendidos, independientemente de la nacionalidad que tuvieran.  Es en ese mismo Convenio en el que se instituye el símbolo de la Cruz Roja sobre un fondo blanco, con los colores invertidos de la bandera nacional suiza.

Sobra decir que han sido los conflictos bélicos y los desastres naturales los que han propiciado el desarrollo del Derecho Internacional Humanitario, siempre buscando la forma de limitar el sufrimiento humano.

EL DHI abarca las reglas del llamado “Jus in bello” o “derecho de guerra” comprendido en dos instrumentos principales: el Convenio de la Haya (Países Bajos) relativo a la limitación de los medios y métodos de combate, y los Convenios de Ginebra (Suiza) que abordan el respeto a las víctimas de la guerra que se encuentran a merced del enemigo.

La cláusula de Martens forma parte del derecho de los conflictos armados desde que apareciera, por primera vez, en el Preámbulo del (II) Convenio de La Haya de 1899 relativo a las leyes y costumbres de la guerra terrestre,  —y debe su nombre a— una declaración leída por el profesor von Martens, delegado de Rusia en la Conferencia de la Paz de La Haya de 1899.  En ella se establece que los principios de humanidad estarán presentes de manera invariable aun cuando no se prevea el intercambio humanitario, las personas que se vean por ejemplo, privadas de su libertad en una situación de guerra de cualquier manera estarán bajo la tutela de los principios de humanidad y de la conciencia pública.

Posteriormente, como parte de la evolución de DHI, se consideró incluir también a los conflictos internos de los países o guerras civiles, y por ello se crearon los Protocolos adicionales I y II de los Convenios de Ginebra de 1949, adoptados el 8 de Junio de 1977, lo cuales se enfocaron en la protección de los heridos y de los enfermos.  Cabe mencionar que se realizó un tercer protocolo adicional en el 2005.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s